Ayudas a la vivienda en galicia 2022

Encuentra toda la información que necesites para tramitar tu Ayuda para vivienda en Galicia.

¿Cómo funciona?

Para poder enfocarnos en una ayuda y elegir la Ayuda para Vivienda en Galicia más adecuada es necesario tener en cuenta unas cuestiones:

¿Qué tipo de edificación es? ¿Dónde está ubicada? ¿Qué obras pretendo hacer?

1 - Rellena el cuestionario

Te ayudamos a encontrar la ayuda que necesitas respondiendo rápidamente a unas preguntas.

2 - Buscamos por ti

Haremos llegar tu consulta a los mejores profesionales verificados para que puedas contactar gratis con quien tú elijas.

3 - Elige al profesional

Elige al profesional más adecuado que te ayudará con tu trámite de manera rápida para garantizarte que se acepte tu solicitud de ayuda a la rehabilitación.

4 - Vuelve a hacerlo

¿Quieres consultar otra ayuda? Comienza la búsqueda y realiza tantas gestiones como necesites.

Profesionales Vivienda

CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE EFICIENCIA ENERGÉTICA

¿Qué es la eficiencia energética de un edificio o vivienda?

La eficiencia energética hace referencia al consumo energético más óptimo para obtener los mejores resultados. En el caso de un edificio, se considera que es eficiente  enerxeticamente cuanto menos consumo de energía necesite para mantenerlo en las condiciones de confort adecuadas. Para el cálculo de este consumo tense en cuenta el consumo de calefacción, de refrigeración y de agua caliente sanitario.

 

¿Qué es la demanda energética?

La demanda energética de un edificio es la cantidad de energía que necesita para mantener en su interior las condiciones de confort térmico en función del clima donde esté situado el edificio y de sus características: orientación, forma, tipo de cerramientos, etc. Para satisfacer esta demanda es preciso llegar a producir esa cantidad en energía útil.

Para reducir la demanda de un edificio tenemos que actuar siempre sobre su envolvente. Esto es, aislando los cerramientos del edificio que estén en contacto con el terreno o con el exterior o aislando las paredes de estancias que estén calefactadas con aquellas que no lo están, como trasteros o garajes. Básicamente tendríamos que aislar las fachadas o la cubierta o mejorar las ventanas existentes (cambiándolas por unas mejores o instalando doble ventana).

Por tanto, con un cambio de caldera no se reduce la demanda energética del edificio.

 

¿Qué es el consumo energético?

El consumo energético es la cantidad de energía que se necesita para satisfacer la demanda. Es decir, la energía que precisa la caldera o el sistema utilizado para producir calor o agua caliente sanitaria. Es lo que se llama energía final y corresponde con el concepto básico de consumo de un edificio que tenemos en mente.

Para reducir el consumo podemos reducir la demanda o energía útil (aislar el edificio o mejorar su envolvente) o reducir el consumo de las instalaciones, es decir, cambiar las instalaciones térmicas (calefacción, refrigeración o agua caliente sanitaria) por otras que tengan un mayor rendimiento (que consuman menos energía final para producir la misma cantidad de energía útil).

Aprovecha las ayudas para vivienda en Galicia para reducir el consumo energético en tu hogar.

¿Cómo están relacionados la demanda y el consumo?

La demanda y el consumo se relacionan a través de la siguiente fórmula:

CONSUMO ENERGÉTICO = DEMANDA ENERGÉTICA / RENDIMIENTO INSTALACIONES

 

El consumo de energía depende de la demanda energética que necesite el edificio y también del rendimiento de las instalaciones de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria.

Por lo tanto, cuando reducimos la demanda (energía útil), reducimos el consumo energético (energía final) y cuanto mejor sea el rendimiento de las instalaciones menor es el consumo que precisan para producir la energía útil necesaria.

 

¿Qué es el rendimiento de las instalaciones térmicas?

Cualquier sistema o caldera para producir calor o frío necesita consumir energía. El rendimiento de las calderas o de otros sistemas es la relación entre la cantidad de energía producida para crear calor o refrigeración (energía útil) y la cantidad de energía consumida (energía final). El rendimiento depende del tipo de caldera y de su antigüedad. Cuanto peor sea la caldera, más bajo es el rendimiento.

Las instalaciones que tienen mayor rendimiento son las bombas de calor, porque suelen entregar mucha más energía de la que consumen.

 

¿Qué es el consumo de energía primaria no renovable?

Para entender el concepto de energía primaria es necesario entender el siguiente esquema:

Energía primaria

Para obtener la energía final, es decir, la energía que necesita la caldera para producir energía útil y poder satisfacer la demanda, es necesario un proceso en el que se producen pérdidas de energía y, por lo tanto, parte de la energía primaria.

Esta energía primaria total está compuesta por parte de energía renovable y otra parte de energía no renovable, en función del tipo de fuente (gas natural, gasóleo, biomasa, solar, etc). Las fuentes que tienen mayor porcentaje de energía renovable son la solar y la biomasa.

 

¿Cómo se cuantifica el consumo de energía primaria o la demanda?

Para cuantificar la demanda de energía, el consumo de energía primaria y también la letra en la cualificación energética de un edificio o vivienda debe ser elaborado un certificado de eficiencia energética por un técnico competente (arquitecto, arquitecto técnico o ingeniero).

La reducción o ahorro de la demanda o consumo que se puede obtener después de hacer las obras de rehabilitación energética en una edificación se calcula comparando su certificado de eficiencia energética en el estado actual y el certificado de eficiencia energética simulando que esta edificación ya cuenta con las obras que se quieren realizar.

Calificación energética edificio

Pirámide de las prioridades de las actuaciones generales de eficiencia energética

Pirámide prioridades eficiencia energética

¿Por qué estas prioridades?

Reduciendo primero la demanda, es decir, aislando el edificio, estamos evitando pérdidas de calor a través de las fachadas y las ventanas. Por lo tanto, estamos reduciendo el consumo energético necesario para mantener el calor interior en invierno y evitamos que entre calor exterior en la vivienda en verano.

Con una mejora de la envolvente podemos reparar posibles problemas como filtraciones y fisuras del acabado o revestimiento de la fachada, debidos a defectos constructivos, al paso del tiempo o a la falta de mantenimiento.

Después de conseguir una envolvente eficiente, podemos continuar con el relevo de las instalaciones de calefacción y/o de agua caliente sanitaria por otras que consuman menos. No sería óptimo cambiar antes las instalaciones para reducir el consumo manteniendo las pérdidas de calor existentes a través de la envolvente. Además, se adecuamos la instalación a la demanda que tenemos antes de aislar para reducirla, estaríamos colocando instalaciones  sobredimensionadas a las futuras necesidades.

Tenemos que procurar utilizar energías que dañen el medio ambiente el menos posible e instalar sistemas que utilicen renovables, evitando la dependencia de energías que no se producen en la zona y apostando por aprovechar los recursos naturales que tenemos.

Con las ayudas para vivienda en Galicia podrás hacer tu hogar energéticamente más eficiente.

Viviendas unifamiliares

Ayudas para viviendas unifamiliares

Viviendas individuales existentes en un edificio

Ayudas para viviendas individudales en edificios